logo blanco grande-01
Latest Article

La Legalidad de una Sociedad Offshore

Las Sociedades Offshore son Sociedades de tipo mercantil que se encuentran domiciliadas, como regla general, en un Paraíso Fiscal. Pueden pertenecer a una persona natural o jurídica, la cual tiene la consideración de no residente, y que está exentas del pago de impuestos.

Estas sociedades son empresas que tienen como característica principal que están registradas en un país en el que no realizan ninguna actividad económica. Se trata de un término que puede emplearse para corporaciones, bancos, inversiones y depósitos extranjeros.

Los países en los que están registradas estas sociedades habitualmente son paraísos fiscales que permiten una serie de beneficios a estas compañías. Las tres ventajas principales que presentan son las siguientes: el carácter secreto de la información, importantes ventajas fiscales y que los activos se encuentran protegidos.

Muchos países, territorios y jurisdicciones tienen centros financieros offshore (OFC). Estos incluyen centros conocidos como Suiza, Bermudas o las Islas Caimán, y centros menos conocidos como Mauricio, Dublín y Belice. El nivel de estándares regulatorios y transparencia difiere ampliamente entre los OFC.

Los partidarios de las sociedades offshore argumentan que mejoran el flujo de capital y facilitan las transacciones comerciales internacionales. Los críticos argumentan que la deslocalización es una forma de ocultar las obligaciones tributarias o las ganancias obtenidas ilegalmente de las autoridades.

En términos de actividades comerciales, la deslocalización a menudo se denomina subcontratación, el acto de establecer ciertas funciones comerciales, como la fabricación o los centros de atención telefónica, en una nación distinta de aquella en la que la empresa hace negocios con mayor frecuencia.

Esto es a menudo para aprovechar las condiciones más favorables en un país extranjero, como requisitos de salarios más bajos o regulaciones más flexibles, y puede resultar en ahorros significativos para el negocio.

Las empresas con ventas significativas en el extranjero, como Apple Inc. y Microsoft Corp., pueden aprovechar la oportunidad de mantener ganancias relacionadas en cuentas en el extranjero en países con cargas impositivas más bajas.

Dentro de las características de las sociedades offshore, podemos destacar las siguientes:

  • Establecen su sede en paraísos fiscales

  • No realizan ninguna actividad económica dentro del país de constitución

  • Pagan muy pocos impuestos

  • Su constitución es sencilla y tienen un coste de registro muy bajo

  • No tienen gastos de auditoría ni de contabilidad, ya que no tienen obligación de presentar cuentas de forma anual.

  • No tienen obligación de efectuar juntas de socios o accionistas.

  • Tienen unos costes anuales de mantenimiento muy bajos.

Las compañías offshore generalmente se crean para facilitar el comercio global, lo que permite a los clientes cerrar contratos y ventas al mismo tiempo que minimizan los impuestos internacionales y las obligaciones contables y de archivo.

Estas compañías son usadas comúnmente como vehículos de tenencia para filiales mundiales.

Una empresa offshore generalmente no se rige por las leyes y la estructura fiscal del país de origen de la empresa. Además, está sujeta a una estructura fiscal favorable, así como a leyes que fomentan la creación de empresas como estas.

El régimen en los países en los que se establecen compañías y cuentas offshore tiende a promover la flexibilidad empresarial. Esto significa que las actividades corporativas en estos países son mucho más indulgentes en comparación con las leyes que rigen a las empresas en los países desarrollados.

Las compañías offshore se utilizan para una variedad de propósitos comerciales y privados, algunos legítimos y económicamente beneficiosos, mientras que otros pueden ser dañinos o incluso criminales.

Con frecuencia se hacen denuncias en la prensa sobre el uso de compañías offshore para el lavado de dinero, evasión de impuestos, fraude y otras formas de delitos de cuello blanco.

Las compañías offshore también se utilizan en una amplia variedad de transacciones comerciales, desde compañías holding genéricas hasta empresas conjuntas y vehículos de cotización. También se utilizan ampliamente en relación con la riqueza privada para la mitigación de impuestos y la privacidad.

La información detallada en relación con el uso de compañías offshore es notoriamente difícil de encontrar debido a la naturaleza opaca de gran parte del negocio (y porque, en muchos casos, las compañías se usan específicamente para preservar la confidencialidad de una transacción o individuo).

Es un punto de vista común que la mayoría de los usos de las compañías offshore son impulsados ​​por la mitigación de impuestos y/o el arbitraje regulatorio. Otros usos legítimos comúnmente citados de compañías offshore incluyen usos como empresas conjuntas, financiación de SPV, vehículos que cotizan en bolsa, sociedades de cartera y estructuras de activos, y vehículos comerciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *